Amor Blog Romance en la literatura

El amor en la Literatura

El amor ha sido siempre fuente de inspiración en todas las manifestaciones de arte, entre ellas la literatura. No existe, sin embargo, una sola idea de lo que es el amor, pues este concepto ha ido cambiando a través del tiempo.

El AMOR SENSUAL se relaciona con los símbolos desarrollados en la antigüedad clásica, donde el amor fue representado por Eros, hijo de afrodita (Diosa de la belleza y la sensualidad), y Ares (Dios de la guerra). Este origen explica la visión que se tenía en aquella época del amor: Un sentimiento ligado al impulso sexual que nos hace buscar nuestra “otra mitad” para sentirnos completos. Este sentimiento puede derivar en un amor correspondido o en el olvido y desencuentro de los amantes.

El AMOR IDEAL, por su parte, nace del concepto del amor cortés desarrollado en la edad media que se vincula a lo que conocemos como amor platónico (basado en las concepciones del filósofo platón) en que la imagen del ser amado se concibe como fuente de belleza y perfección. Idealizado de esta manera, el amado es un ser lejano e inaccesible y el amor se convierte en un sentimiento unilateral. De este modo, la emoción amorosa deja de ser un impulso y se convierte en un estado de gracia que ennoblece al ser humano.

Otros tipos de amor podrían ser: Reciproco, imposible (que es uno de los más utilizados), tirano, filial, etcétera.

Texto sacado de:  Lenguaje y comunicación 3ª: Ministerio de educación (Chile).

Siempre he creído que todo depende del punto de vista. Para algunos, el amor es mera dependencia emocional. Otros lo ven como algo trágico y algunos simplemente es el amor propio o como alguien diferente puede hacer de ti una mejor persona.

Es cierto que ha cambiado el concepto de lo que es el amor. Con las nuevas generaciones se va cambiando el significado, mientras van desarrollando el sentido de lo que está bien o mal. Por ejemplo, antes una relación toxica podía parecer romántica. En la actualidad, con la igualdad de genero, el amor propio y la conciencia del maltrato entre parejas, relaciones como las de Anna y Christian Gray ya no se nos hacen románticas.

Hemos dejado atrás estereotipos románticos. La princesa ya no necesita que el príncipe la salve del dragón, es más, ella se defiende sola. El Instant-Love que estas historias conllevan nos abruman al creer que una relación lleva tiempo en construirse. Que dos personas deben conocerse para poder enamorarse y ademas, complementarse. También hemos hecho una mezcla del amor romántico y el amor sensual, una evolución que en lo personal disfruto mucho.

Es un tema que daría para muchas entradas. Ahora solo me pregunto, ¿Qué nos deparará el amor en un futuro?

Angélica

Escritora de romance paranormal. Futura Farmacéutica y bruja moderna. Disfruto pasar el día discutiendo con mis gatos.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *